Los cambios en la demanda y en la oferta y su impacto en el equilibrio del mercado

Tomado de Mankiw, Principios de Economía, 7a Ed. p. 83

La función de demanda puede representarse como Q=f(P, Ps, Pc, m, G, P, E, ROV). La demanda depende del precio (P), del precio de los bienes sustitutos (Ps), del precio de los bienes complementarios (Pc), del ingreso (m), de los gustos (G), de las preferencias (P), de las expectativas frente al precio y/o al ingreso en el futuro (E) y del resto de otras variables (ROV) que pueden influir en la demanda. Analizar los cambios de la demanda puede ser muy complicado porque requiere de análisis multivariable. Sin embargo, siempre es posible analizar la función de demanda como resultado de la influencia de una sola de las variables que la determinan y asumiendo que el resto de variables permanecen constantes. Una función del tipo Q=f(P) permite analizar el cambio en la cantidad demandada cuando cambia el precio. Se trata de analizar el cambio en la cantidad demandada. La cantidad demandada cambia en respuesta al cambio en el precio porque el resto de las otras variables determinantes se asumen invariables.

Una función del tipo Q=f(Ps) permite analizar el cambio en la cantidad demandada cuando cambia el precio de los bienes sustitutos, porque el resto de las otras variables determinantes, incluído el precio se asumen invariables. De la misma manera se puede analizar el cambio en las otras variables determinantes del precio dando lugar a funciones como Q=f(Pc) ; Q=f(m) ; Q=f(G) ; Q=f(P) ; Q=f(E).En cada una de estas funciones se trata de analizar el cambio en la cantidad demandada cuando cambia una de las otras variables determinantes, permaneciendo constantes el resto.

La ventaja de este análisis reposa en la simplicidad, especialmente por su representación gráfica. Pero ¿qué ocurre con la gráfica de la curva de demanda Q=f(P) si analizamos el cambio en una variable determinante diferente al precio? En este caso no se trata del cambio en la cantidad demandada sino del cambio en la demanda

A los cambios de la cantidad demandada se les conoce como cambios inducidos, mientras que los cambios de la demanda se conocen como cambios autónomos. En la imagen de arriba a la izquierda, por ejemplo, el precio cambió repentinamente de dos dólares a 2.75 dólares, pero no se trata de un cambio inducido. No es un cambio en la cantidad demandada como consecuencia de un cambio en el precio. Se trata de un cambio en el precio como consecuencia de un cambio de la función de demanda al haberse movido una de sus variables determinantes, que no es el precio. El gráfico muestra que se ha iniciado una lluvia y que esto cambia la demanda. Dada la oferta, la demanda de los paraguas se desplaza a la derecha, lo que indica que los consumidores quieren más paraguas al mismo precio (lectura horizontal del cambio en la demanda), o, lo que es lo mismo, la demanda de paraguas se desplaza hacia arriba, lo que indica que los consumidores quieren pagar un precio más alto (lectura vertical del cambio en la demanda). En consecuencia se trata de un cambio autónomo. Del cambio de una variable que no es el precio. En este caso se trata de la variable clima. Cambios en el clima mueven la función de demanda. Con lluvia la demanda es mayor y sin lluvia la demanda es menor. Y dada la oferta el precio del mercado es mayor con lluvia y menor sin lluvia.

Tomado de Parkin, Economía, 10a. Ed. p. 74

Todo cambio en la función de demanda es un desplazamiento horizontal y también uno vertical. Si se trata de la expansión de la demanda, como en este ejemplo, se trata de un desplazamiento arriba a la derecha.  El cuadro de la derecha muestra el efecto sobre el precio y la cantidad de equilibrio como consecuencia de una expansión de la demanda. El equilibrio inicial se desplaza por la curva de oferta, es decir arriba a la derecha hasta llegar al encuentro con la nueva curva de demanda. El nuevo punto de equilibrio está a la derecha del anterior, significa que la cantidad de equilibrio ahora es mayor, y está arriba del anterior, significa que el precio de equilibrio ahora es mayor.

De manera simétrica se puede pronosticar los cambios en el equilibrio cuando se contrae la demanda. Se trata de un desplazamiento abajo a la izquierda, el equilibrio inicial se desplaza por la curva de oferta, hacia abajo y hacia la izquierda; el precio de equilibrio baja y también la cantidad de equilibrio.

En el caso de cambios en la oferta, dada la demanda, se presentan dos casos de cambios autónomos, expansión o contracción de la oferta. En el caso de una expansión de oferta, la oferta se desplaza abajo a la derecha, el equilibrio inicial se desplaza por la curva de demanda, hacia abajo, el precio final es menor, y a la derecha, la cantidad final es mayor. En el caso de una contracción de oferta, la oferta se desplaza arriba a la izquierda, el equilibrio inicial se desplaza por la curva de demanda, hacia arriba, el precio final es mayor, y a la izquierda, la cantidad final es mayor.

Tomado de Mankiw, Principios de Economía, 7a Ed. p. 82

Finalmente los cambios autónomos pueden presentarse tanto en la demanda como en la oferta. Hay cuatro posibilidades: expansión de demanda y de oferta; contracción de demanda y de oferta; expansión de demanda y contracción de oferta, y, contracción de demanda y expansión de oferta. El cuadro de la izquierda muestra el total de posibilidades frente a un cambio autónomo en la demanda y/o oferta del mercado. Son nueve resultados. Los hemos dividido en dos grupos. Los que están en un rectángulo verde siempre van a presentar resultados fácilmente predecibles. Los que están en el rectángulo, no son fácilmente predecibles. En estos casos se requiere conocer la magnitud del cambio en la demanda y en la oferta para predecir los cambios en el precio y la cantidad de equilibrio. 

Hay un resultado muy obvio: si no cambia la demanda ni la oferta, no cambia el equilibrio del mercado.  Si solo se expande la demanda, el precio y la cantidad de equilibrio aumentan. Si solo se contrae la demanda, el precio y la cantidad de equilibrio disminuyen. Si solo se expande la oferta, el precio disminuye y la cantidad aumenta. Si solo se contrae la oferta, el precio aumenta y la cantidad disminuye. Las cuatro posibilidades que se presentan en el cuadro de color rojo no son fácilmente predecibles. Si se incrementa la demanda y la oferta, el resultado obvio es que la cantidad de equilibrio es mayor, pero el incremento de demanda eleva el precio y el de oferta lo disminuye. Aquí se requiere conocer el impacto preciso de estos cambios. Si disminuye la demanda y la oferta, el resultado obvio es que la cantidad de equilibrio es menor, pero la contracción de la demanda reduce el precio y la de la oferta lo aumenta. Aquí se requiere conocer el impacto preciso de estos cambios. Si se incrementa la demanda y se reduce la oferta, el resultado obvio es que el precio de equilibrio es mayor, pero el incremento de demanda aumenta la cantidad y la reducción de la oferta la disminuye. Aquí se requiere conocer el impacto preciso de estos cambios. Si se reduce la demanda y se incrementa la oferta, el resultado obvio es que el precio de equilibrio es menor, pero la reducción de la demanda reduce el precio y el incremento de la oferta lo aumenta. Aquí se requiere conocer el impacto preciso de estos cambios.

El siguiente gráfico, del Profesor Parkin, muestra los cuatro casos en que el resultado final en el equilibrio del mercado no es fácilmente predecible, debido a que se han producido cambios en la demanda y en la oferta.

Tomado de Parkin, Economía, 10a. Ed. p. 74

COMPARTIR ESTA PUBLICACIÓN

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email