Microeconomía II

¿Transferencias a las Madres pueden perjudicar a los niños?

La siguiente es la traducción del artículo que publica hoy el blog Economic Logic. Es una traducción libre con el soporte Google Translate. Si bien los modelos que se comentan se refieren a sociedades muy diferentes a las nuestras, no deja de preocupar que también pueda ocurrir en programas como Juntos, aquí en nuestro país. ¿Qué es mejor, una transferencia en dinero a las madres o a los padres, para generar mayor bienestar a los niños?. ¿Qué es mejor, una transferencia en dinero o un subsidio del precio, para generar mayor bienestar a los niños?

Las transferencias a las madres pueden lastimar a los niños . En los círculos políticos todos están de acuerdo que si se quiere una intervención política para beneficiar a los niños, las transferencias tienen que ser entregadas a la madre. Se sabe que las madres se preocupan más por sus hijos que los padres, y por lo tanto son más propensas a emplear los fondos para ellos, directa o indirectamente. Nadie espera que esto sea contraproducente. Sin embargo dos investigaciones recientes demuestran que puede ser contraproducente.

 

Matthias Doepke y Tertilt Michéle elaboraron modelos de negociación no cooperativa de las familias y encontraron que las cosas pueden ir mal con las transferencias focalizadas o el empoderamiento de las madres en general. En efecto, para que las transferencias tengan impacto en los hogares, asignando bienes públicos, es necesario que se produzca algún tipo de fricción. Los aspectos específicos de esta fricción tienen un gran impacto. Por ejemplo, si las madres están obsesionadas por gastar en los niños, entonces las transferencias destinadas a ellas pueden conducir a un gasto excesivo en los niños y a un gasto insuficiente en otros bienes públicos, que también benefician a los niños (por ejemplo, vivienda), lo que reduce el bienestar de los niños. Otro ejemplo: si la diferencia entre hombres y mujeres es el salario de mercado, las madres, naturalmente, tenderán a pasar más tiempo en las actividades del hogar, como la crianza de los hijos. Empoderar a las mujeres las lleva a gastar menos tiempo en casa, perjudicando a los niños. Si el empoderamiento implica que las mujeres tendrán acceso a más bienes privados (como bares o entretenimiento), se centrarán menos en los bienes públicos que también benefician a los niños. Si bien estos ejemplos parecen un poco complicados, ponen de relieve que las cosas no son tan simples.

 

Olivier Bargain y Olivier Donni muestran en otros modelos, con padres altruistas, que las transferencias focalizadas no funcionan igual como los subsidios focalizados de precios. Ellos demuestran que los subsidios de precios tienen un efecto ingreso y un efecto de sustitución, lo que enseñamos en el antegrado. Pero ellos reinterpretan el efecto sustitución, como un "efecto focalizado." Naturalmente, las transferencias sólo conducen a un efecto ingreso. Así, las subvenciones son mejores si se quiere mejorar el bienestar de los niños, pero son más caras si se aplican a todos. Así que dependiendo de la elasticidad, y en función de la situación, las transferencias o subsidios a los precios, una de ellas, podría ser preferible.

 

El IPK y el bienestar del cliente en un BRT

La conferencia del Jueves 12 de Mayo, del Ing. Otto Sarmiento, sobre el BRT y El Metropolitano, debe  ser aprovechada para reforzar,  aplicar y debatir los conceptos asoaciados a la microeconomía de mercados imperfectos.  Si el BRT queda definido como un corredor segregado, entonces se trata de un monopolio. Y si las operaciones del BRT son de alta capacidad, entonces se debe presumir que los costos medios son decrecientes y estaríamos frente al monopolio natural.

En términos formales el BRT de Lima es una APP, una Asociación Público Privada. El subgobierno nacional invierte en la infraestructura (corredor, estaciones, terminales, patios, etc.), y el sector privado en los buses y la recaudación. La tarifa es la tarifa justa, es decir un precio regulado igual al costo de operación (que incluye la tasa de beneficio normal de los operadores de buses o costo de oportunidad del capital).

Gracias al Ing. Otto Sarmiento nos enteramos de una singularidad mundial de nuestro BRT, y es que el combustible que emplean los buses es Gas Natural, que ningún BRT emplea en el mundo y que, como consecuencia, contribuye a reducir los costos de operación. La operación económica del BRT debe realizarse de manera eficiente para que la demanda del servicio sea cubierta por la oferta y la tarifa cubra los costos de operación. Una herramienta de medición de la eficiencia y que conecta la oferta con la demanda, es el denominado IPK. Es el índice de pasajeros por kilómetro. Mide cuántos pasajeros son trasladados en un bus por kilómetro de recorrido. En el númerador, el número de pasajeros es la demanda efectiva, y en el denominador, el número de kilómetros recorridos, en un intervalo de tiempo, es la oferta de viajes que a su vez resulta de la oferta de buses.

En consecuencia, en términos del largo plazo, el número de buses, es decir la flota de buses, queda determinada por la demanda de pasajeros. Dado el número de pasajeros tenemos el número de viajes y dado el número de viajes, tenemos el número de buses. La Municipalidad pone la infraestructura y convoca a los inversionistas a poner los buses. Los inversionistas colocan los buses si estiman que las operaciones del sistema pueden cubrir los costos de la inversión. Si hay tantos pasajeros entonces invierto en tantos buses. Los operadores de buses llegan invitados por una licitación donde se fija el valor que se está dispuesto a pagar por kilómetro de recorrido, el VLK (valor licitado por kilómetro). Si el costo de mover un bus un kilómetro es de 1 nuevo sol, entonces como operador de los buses espero cobrar un nuevo sol por cada kilómetro de recorrido.

Pero no basta que los buses se desplacen por el corredor, sino que lo hagan con pasajeros, y que los pasajeros mejoren su nivel de bienestar al emplear el BRT. Un bajo número de pasajeros por online casino bus genera un mayor nivel relativo de bienestar para el pasajero. Digamos que el límite máximo de bienestar se obtiene cuando cada pasajero está sentado en el bus. Un alto número de pasajeros genera un menor nivel relativo de bienestar. Digamos que al límite mínimo se llega cuando los pasajeros ocupan tanto los asientos como el resto de la plataforma del bus.

Con menos pasajeros, el IPK es menor, con más pasajeros el IPK  es mayor. En consecuencia, con un IPK menor el bienestar es mayor y con un IPK mayor el bienestar es menor. Si restringimos el concepto de bienestar al de comodidad en el viaje, un indicador adecuado sería el número de pasajeros por metro cuadrado en el bus. Más pasajeros por metro cuadrado, menor bienestar; menos pasajeros por metro cuadrado mayor bienestar.

Y esto último quedó muy bien graficado por el Ing. Otto Sarmiento en su conferencia cuando representó de manera casi exácta la situación. En la primera foto se ve a 6 Estudiantes además del Ing. Sarmiento en un metro cuadrado. En la segunda foto hay 9 Estudiantes y el Ing. Sarmiento.  Y en la primera foto se puede apreciar el grafico de la pantalla que correlaciona de manera positiva el número de pasajeros (en el eje vertical),  con el IPK (en el eje horizontal). La tendencia es clara, más IPK más pasajeros por metro cuadrado. Y si se modifica el grafico reemplazando el eje vertical con datos del nivel de bienestar del pasajero, la grafica resultante tendría pendiente negativa. Más IPK menos bienestar.

Nuestro profundo agradecimiento al Ing. Otto Sarmiento por la Conferencia del Jueves 12 de Mayo. Él ha prometido realizar otra conferencia y visita guiada al Patio Sur de El Metropolitano. Los Alumnos que deseen participar deben inscribirse previamente a través de SEURPOS. Nuestro agradecimiento también a Rommel Castillo por todo el trabajo desplegado para que la Conferencia se lleve adelante exitosamente. Y también a la DIGA que tuvo la gentileza de obsequiar al Ing. Otto Sarmiento con una botella de nuestro Pisco-UNI. Un especial agradecimiento al Profesor Víctor Valdivieso, Decno  (e) de nuestra Facultad, por alentar estas actividades académicas.

¿Empresa competitiva o un monopolio?

La  idea corriente de la empresa monopólica está asociada con conceptos como: grande,  enorme, abusiva, todopoderosa, etc. En términos económicos el monopolio es la empresa única en el mercado de su producto, que fija la cantidad que produce y fija el precio al que vende. Un mercado con altos costos de transacción y, corolario, no existe libre entrada. Con estas características  no es equivocado pensar lo primero.

Es más, para el común de la gente, el monopolista fija el precio que quiere y, en consecuencia, gana el dinero que quiere.  Y, otro corolario, el Gobierno debería intervenir para reducir precios y mejorar el bienestar de la población. Muy pocas veces todo esto es cierto.

En el extremo opuesto al monopolio se encuentra la empresa competitiva que se puede definir  a la inversa del monopolio. Hay muchas empresas en el mercado de su producto, todas venden prácticamente lo mismo, los costos de  transacción son bajísimos sino son nulos y, corolario, no hay ninguna restricción de ingreso al mercado. La idea corriente de la empresa competitiva está asociada a conceptos como: pequeña, eficiente, precios baratos.

Acabo de regresar  de compras del mercado, cerca de mi lujosa residencia. Como miembro de la clase rica de nuestro, país hoy se  nos antojó pan con lomito para el desayuno. Premunido de suficiente cash llegué al puesto de Migueli no sin antes preguntar el precio a varios otros competidores. El kilo de lomito está en 15 nuevos soles. Pero Miguel lo vende a 18. En los puestos donde el precio es más barato  no hay gente (son las 7:30 de la mañana del Domingo). Donde Miguel esperamos tres clientes a que nos atendiera. El  puesto de Miguel tiene las mismas características de infraestructura que los otros puestos del mercado. Pero él  cuenta con una máquina sierra cinta que ocupa la cuarta parte de su local. Atiende él y dos empleados. Miguel es un monopolista. Puede darse el lujo de fijar un precio 20% más alto que el de sus competidores. ¿Cómo es su producto? En esencia es el mismo que el de la competencia. Pero existe una pequeña gran diferencia.

Uno de los empleados de Miguel tiene como una de sus tareas, la de quitar todo rastro de grasa del lomo. Asumo que el costo marginal es cero o muy pequeño. Y ésta diferencia es toda la diferencia que convierte al producto en producto único y a Miguel en monopolista. No tiene un fuerte poder de mercado por la demanda es elástica, pero es fijador de precios.

La imagen de  arriba representa el lomo con que trabaja Miguel. La imagen que sigue es el lomo que vende Miguel como monopolista.